Y ahora en el bar, pago con Bitcoin.

Ya era hora, me han regalado una tarjeta BITNOVO, con ella se puede pagar en cualquier establecimiento. Aquí te cuento mi experiencia desde que llegó a mis manos, hasta pagar el café en mi bar de siempre: Pasando por traspasar mis satoshis desde mi wallet, siempre con la cooperación de la Comunidad Bitcoin.

1999 Total views
124 Total shares
Y ahora en el bar, pago con Bitcoin.

Hoy quiero contarte que fui a tomar un café, un café que he pagado con Bitcoin.

 

Todo comenzó cuando llegó a mi casa un sobre dirigido a mí, de parte de Ramón Quesada; Como cualquier niña con un regalo abrí el sobre impaciente, me encontré con una tarjeta BITNOVO, ya que siempre me quejo de que viviendo en un pueblo apartado, pues no hay tiendas dónde pueda utilizar realmente el Bitcoin.

 

Exploré el sobre ansiosa y fueron apareciendo los elementos: Una tarjeta negra con un chip y número de tarjeta, no se diferencia en aspecto a ninguna otra tipo Master Card... Salvo que no tiene escrito el Nombre del Titular; Un tríptico con preguntas Frecuentes y un pequeño manual de Instrucciones.

 

¿Qué hace una niña con juguete nuevo? Pues eso, lo primero fue ver cómo hacerla funcionar: Envié un SMS al número que indica con los ocho últimos números de la tarjeta y esperé el PIN que también me llegó vía SMS. Hecho ésto me fui a la página de BITNOVO y encontré el apartado "¿Ya la tienes, quieres recargarla ahora?" Bajo “Comprar tarjeta”. Pantalla siguiente “Recargar tarjeta” y ví a cuanto satoshis están 100 euros. Siguiente pantalla: allí se ingresa el número de tarjeta, numero de móvil ( hay que agregar el símbolo “+” y el prefijo, sino no lo acepta) y un correo electrónico; Eso por un lado, luego la cantidad que vas a enviar. El envío se hace en Euros, pero arriba hay una especie de conversor que te indica cuántos BTC estás remitiendo, luego confirmar que no eres un robot y listo, pasamos pantalla y en la siguiente es una confirmación de datos aceptando las leyes de privacidad (una casilla pequeña al final).

 

Bien, fácil hasta ahora, además entre el tríptico de preguntas frecuentes y el libro de instrucciones, imposible perderse (no me perdí yo, así que imagínate) Pero ya en la “casi” última pantalla comencé a dar vueltas como pollo sin cabeza. Verás, aparece un Código QR el cual se escanea para que tu monedero lo lea y haga la transferencia a la tarjeta. PERO EN OCTOPOKET, no encontraba cómo escanear en las instrucciones, ni cómo enviar el dinero...así que hice lo que siempre hago y recomiendo hacer ante cualquier duda PEDIR AYUDA A LA COMUNIDAD BITCOIN.

 

Ésta vez me socorrió Luis Vaello García, de Bitnovo y me guió: Recordemos que OCTOPOKET es un bot de Telegram dónde parece un chat. Bien, pues cómo si fuera cualquier chat pinchas abajo donde sale el símbolo de “ADJUNTAR” seleccionas “CÁMARA” sacas la foto al código y envías. LA VERDAD ES QUE ES MUY FÁCIL y seguro que aparece entre los vídeos de octopoket, pero las ansias me corroian.

 

Y listo, 5 minutos y ya esta hecho la transacción. Es necesario hacerla porque BITNOVO NO TIENE WALLET, ellos se dedican a vender Bitcoin y expedir ésta tarjeta y además, una sorpresa que me contó Luis, ya te la contaré al final... qué aun no hemos acabado.

 

Hice la transacción, si, tuve que esperar la confirmación de la red. Ten presente que trabajamos en CADENA DE BLOQUES y hasta que los MINEROS no validen una transacción, ésta no se confirma. A veces, ésto va más lento por la cantidad de intercambios que hay. Actualmente un bloque pesa 1MB y no todos los intercambios se pueden meter en las cajas tan rapidamente.

 

Imagina una cadena de producción: En la linea hay cajas de 50 x 50 a los lados los operadores que van rellenando las cajas de libros: todo va bien hasta que la producción de libros se dispara y se va retrasando la cadena de embalaje, se acumulan los libros. Pues con el Blockchain Bitcoin está pasando algo similar, por lo que los creadores del código (el código es un código abierto) están estimando soluciones (ampliar el tamaño de los bloques, una bifurcación.) Pero ese tema es para otro árticulo, tú y yo, vamos a tomarnos un café.

 

Dos horas y media después ya estaba la confirmación de mi transacción ¿Dos horas y media es mucho? Piensa, si haces una transferencia de un banco a otro tarda de dos a tres días y no puedes hacer un seguimiento. En el Bitcoin sí, vas viendo si entra o no en los bloques, dónde está. Eso si, una vez hecho, no puedes echarte atrás. Además, en OCTOPOKET (mi wallet) es gratis enviar o recibir bitcoin. En un banco cobran hasta por respirar.

 

Ya con mi tarjeta con dinero adivina dónde fui. Obvio, si no has leido mis artículos anteriores te pongo al día. Vivo en un pueblo muy pequeño y siempre voy al bar del pueblo a tomar un café (los bares en los pueblos de España son centros de reunión, se toma café, se juega a los naipes, etc.) y desde que comencé a escribir sobre el Bitcoin a la hija del dueño y a todos los que van, los tengo hasta... bueno, seré condescendiente conmigo y diré que los tengo muy bien informados. IMAGINA LA CARA AL VER LA TARJETA.

-¿Pero no pasa por ningún Banco?, comenzó a preguntar la joven.

-No

-¿Y hay que enviar alguna documentación?

-No, al menos que en una tarjeta vayas a mover más de 2500 eu al año, en ese caso tienes que enviar tu DNI a la empresa. Pero piensa que ligado a un mismo número de teléfono se pueden tener cuatro tarjetas. Respondí, ese dato me lo había dado Luis.

-¿Pero con ésto yo puedo pagar a mis proveedores?

-Si tienes dinero dentro, si.. que es una tarjeta de Débito, no crédito.

-Venga, vamos a probarla. Dijo ella más emocionada que yo.

-Venga un café y una tostada ¿Y tú, que quieres?. Pregunté a mi compañero que se reía con la forma en que abordamos el momento.

Llegó el momento de pasar la tarjeta... silencio total, los parroquianos expectantes, la camarera también. Yo nerviosa ¿Y si no funciona y quedaba en el más espectacular ridículo?

 

Pero, sí, funcionó y eso entusiasmó a muchos, así que pude contarles lo que me contó Luis, que BITNOVO lanza un servicio para profesionales, PARA QUE CUALQUIER COMERCIO FÍSICO PUEDA VENDER BITCOIN y así la gente pueda comprar sus Bitcoin en la tienda de la esquina.

 

El Bitcoin avanza simplificando su uso cotidiano, hoy, nos ha servido el café y mañana será una cerveza que iré al bar más tarde.